miércoles, 23 de noviembre de 2011

¿QUIEN ES MELQUISEDEC?

Y digo "quien" porque de él se dice que "ni tiene principio de días, ni fin de vida", lo que significa que aún "permanece", en algún lugar.

A pesar de que en torno a este hombre se han entretejido numerosas hipótesis y hasta "leyendas", la biblia da claras evidencias con las cuales podemos descubrir y entender cual es la verdadera identidad de MELQUISEDEC.

Dice el relato de Génesis 14: 18-20, que Abram volvía de la batalla contra pueblos paganos cuando de repente aparece éste personaje misterioso el cual bendijo al patriarca sacando pan y vino, y este a su vez le dio los diezmos de todo.
Pero lo mas enigmático es que a este "Melquisedec" se le da el título de "Rey de Salem" y además "Sacerdote del Dios Altísimo", en un tiempo muchísimo anterior al sacerdocio levítico instituído por Moisés.
Melquisedec (Malki-Zédeq en hebreo tradicional) significa "Rey de paz" y "Rey de justicia" (Hebreos 7: 2).
En la tradición judía, en el salmo 76: 2, y aún entre los primeros cristianos, se le llama "Salem" a la ciudad de Jerusalen; desde la antigüedad se identifica a esta ciudad con "Sion", el "Santo monte de Dios" o el lugar donde el Todopoderoso establecerá su morada; Melquisedec debe ser alguien importante pues es el "Rey de Jerusalen" y también es "Sacerdote del Dios Altísimo" que bendijo a Abram dándole "pan y vino", un simbolismo bastante revelador acerca de este personaje .

Tal vez la mejor descripción del sacerdocio de Melquisedec la encontramos en el libro de Hebreos capitulo 7 donde se le considera predecesor del orden sacerdotal al cual perteneció Cristo, sin padre sin madre, sin genealogía, sin principio ni fin de vida, hecho "semejante al hijo de Dios", sacerdote para siempre y mayor que el propio Abraham.  Melquisedec es el instaurador de un orden sacerdotal que, según la descripción de Hebreos, es superior al sacerdocio levítico, es decir, una vez establecido, el orden de Melquisedec y su único "Sumo sacerdote", Cristo Jesús, el antiguo sistema sacerdotal ya no tendría validez; literalmente sería reemplazado por un mejor orden , el orden de Melquisedec y el nuevo Sumo sacerdote cuyas características son manifiestas: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores y mas sublime que los cielos (Hebreos 7: 26).


Con todas estas características es evidente que Melquisedec no es un ser humano común y corriente pues es inmortal, no es un sacerdote normal pues a la vez es Rey, y el hecho de que no tenga "ni origen ni fin" solo deja ver algo lo bastante lógico como para no dudar de su identidad: En realidad, la persona mencionada en Génesis 14: 18-20 y Hebreos 7 es Cristo Jesús, solo el podría ser "mas sublime que los cielos", solo el es el Santo de los santos y solo el puede ser Eterno.
Sin embargo, la pregunta obvia para muchos es: ¿si se dice que Melquisedec es "semejante al hijo de Dios", como es posible que sea el mismo hijo de Dios, es decir, Cristo? ¿Como puede una persona parecida a otra ser la misma persona a la cual se parece?.  Pues bien, es aquí donde la simbología Bíblica revela las tres facetas o funciones de Cristo en beneficio de la humanidad y el plan de redención: Su condición de "príncipe" hijo de Dios antes de venir al mundo, su sacrificio como "cordero" de Dios cuando murió en la cruz, y su Ministerio Sumo Sacerdotal cuando ascendió al cielo. Melquisedec no es solo un personaje histórico, es la manifestación que Jesús hizo de sí mismo ante Abraham, el "heredero de la promesa", es la simbología detrás del plan de salvación representado en la persona de Cristo; al bendecir a Abraham con "pan y vino" dio a entender que en un futuro estos dos elementos representarían su cuerpo que sería sacrificado a favor de los "herederos de Abraham", es decir, todos aquellos que ya no estuvieran bajo el sacerdocio levítico (los judíos) sino todos los que por fe aceptaran dicho sacrificio y de los cuales el mismo Cristo sería Sumo Sacerdote ante Dios, nuestro abogado como lo declara 1 Juan 2: 1,2.

Finalmente, este mismo Melquisedec será proclamado Rey de Salem, Sion o la Nueva Jerusalen,  la Santa Ciudad que será la capital del reinado eterno de Dios, así revelará al universo su poder, autoridad y justicia inmutables.

1 comentario: